martes, 18 de diciembre de 2012

-¿Por qué eres tan valiente?
-No lo soy, sucede que cuando mis fuerzas se agotan, ahí comienzan las de mi Jesús